Prevención el comportamiento agresivo en perros

Si bien cada trastorno de comportamiento tiene su etiología, por lo que se requeriría un libro específico sobre la especialidad para describir cada uno en detalle, el origen de muchos de los problemas de comportamiento es el resultado de la relación (vínculo) que se establece entre los propietarios y sus perros. Es por ello que, si se habla de prevención, el veterinario debe asesorar tanto en lo referente a la selección de un perro que sea compatible no sólo con el gusto sino también con las necesidades del grupo familiar que lo recibe como así también acerca de la estimulación y educación que recibirá el nuevo miembro de la familia.

Elección del cachorro adecuado para el núcleo familiar

En este ítem resulta necesario que el futuro propietario responda las siguientes preguntas antes de tomar la decisión de adoptar un cachorro: ¿Qué raza elegir?; ¿Qué sexo?; ¿Cuál es la mejor edad para adoptarlo? ¿Dónde obtenerlo?; ¿Qué cachorro elegir?; ¿Cómo educarlo?

¿Qué raza elegir?

Si bien el comportamiento de un perro al llegar a la edad adulta depende de dos factores, el genético y el ambiental, resulta importante aclarar que la manifestación del comportamiento depende principalmente de la influencia que el entorno ejerce sobre el cachorro y no de la variable genética. Sin embargo, no hay que desconocer que existe cierta variabilidad en lo que respecta a los comportamientos de las diferentes razas caninas. De este modo, la elección de la raza es sólo un primer y muy pequeño paso para lograr una convivencia en armonía. Del mismo modo la elección de un perro mestizo no significa, en absoluto, un futuro incierto ya que las condiciones indispensables para dicha convivencia son la correcta estimulación y socialización del cachorro desde su nacimiento y la educación del mismo desde su llegada al nuevo hogar.

¿Qué sexo?

Existen características de comportamiento que presentan dimorfismo sexual. No obstante lo dicho hay que aclarar que las diferencias comportamentales entre los sexos son diferencias de grado y no de clase, es decir que ninguna característica es exclusiva de uno u otro sexo.

Una de las características comportamentales en las cuales el sexo del animal parece tener importancia es la tendencia a la dominancia. Debido a ello nosotros podemos deducir que la elección de una hembra sería más aconsejable para prevenir trastornos en la jerarquización

¿Cuándo adoptarlo?

Con el propósito de permitir una adecuada socialización del cachorro junto a sus hermanos de camada pero a su vez de facilitar la continuación de dicho proceso junto a la futura familia humana, el mejor momento para la adopción es cuando promedia el período de socialización, es decir entre la séptima y la novena semanas de vida.

¿Dónde obtenerlo?

Resulta importante elegir cuidadosamente el lugar donde uno va a obtener un cachorro. Los lugares adecuados son aquellos que no sólo muestren la existencia y utilización de correctas medidas sanitarias sino que también utilicen adecuadamente los distintos sistemas de apareamientos (en caso de perros de razas puras) y provean a los cachorros de la estimulación y socialización necesarias y adecuadas para permitir un adecuado desarrollo comportamental de los mismos.

¿Qué cachorro elegir?

Aquí es importante elegir un cachorro que esté bien socializado, que presente homeostasis sensorial y adecuados autocontroles (inhibición de la mordida y postura de sumisión).

Desarrollo y educación del cachorro

Estos aspectos son sumamente importantes para prevenir la aparición de muchos de los trastornos del comportamiento canino. En lo que respecta al desarrollo resulta fundamental proveer al cachorro de una estimulación adecuada a fin de prevenir el síndrome de privación. Es importante que el cachorro correctamente vacunado salga a la calle antes de los 3 meses de vida ya que sino corre el riesgo de desarrollar fobias y ansiedades.

Otro ítem de suma importancia es el referido a mantener y reforzar los autocontroles. También hay que enseñarle al cachorro la posición jerárquica que tendrá dentro del grupo familiar a fin de evitar la aparición de agresión y sociopatías.

En lo referente a la educación, la misma consiste en dar a conocer al cachorro reglas de conducta con el propósito de lograr una convivencia armónica y un comportamiento social adecuado.

Por último, la coherencia, la firmeza y la paciencia serán necesarias para llevar adelante una educación adecuada a fin de lograr el objetivo deseado: una convivencia en armonía.

Autor:
M.V. Claudio Gerzovich Lis