“No hay perros peligrosos, pero pueden serlo sin son mal manejados”

Para el veterinario especialista en comportamiento canino, Claudio Gerzovich Lis, la agresión en los perros no es un tema de perros, sino un tema de humanos que no conocen a sus mascotas y no saben cómo manejarlos.

El veterinario especialista en comportamiento canino Claudio Gerzovich Lis aseguró hoy que “no existen perros peligrosos”, sino animales que “se pueden transformar en peligrosos” cuando sus dueños no conocen a sus mascotas “ni saben cómo manejarlos”.

“La agresión en los perros no es un tema de perros, es un tema de humanos. Y cada vez que se produce un ataque, el hecho lo comete obviamente el perro pero quien promueve o permite que esto suceda, es el humano”, dijo Gerzovich Lis ante una consulta de Télam sobre el ataque sufrido por un ejemplar de la Brigada de Rescate Canino K9 por parte de un fila brasileño, hecho ocurrido durante un allanamiento en la localidad bonaerense de Campana.

El especialista añadió que si bien “la genética tiene un peso” en el comportamiento canino, ésta explica “el 30%” mientras “el 70 restante responde a la interacción humano-animal”. Es decir, a “la socialización, educación y entrenamiento que le procura el dueño y que está relacionada con su responsabilidad y conocimiento sobre su perro”.

La genética (de cada raza) no es todo pero tampoco es que no importa nada: tiene un peso. Hay perros que tienen predisposición a manifestar agresión pero después están las características anatómicas -tamaño, potencia de mordida y sexo- y el entrenamiento.”

Por eso, Gerzovich Lis aseguró que “hay que tener cuidado con lo que uno se compra y  no pensar que con el perro puedo hacer lo que quiero”.

“Esto es como la persona que recién aprende a manejar: si se compra un camión puede hacer un desastre. No existen perros peligrosos, sino que se pueden transformar en peligrosos cuando el dueño no sabe qué perro tiene ni cómo manejarlo”, ejemplificó.

El especialista aseguró que los perro fila brasileños son animales que, bien manejados, son “de una nobleza enorme”.

“Yo tengo fila brasilero desde hace 12 años y nunca tuve problemas con nadie. Son perros que con la familia suelen ser

extremadamente dóciles pero con los extraños, no. Por eso se usan como guardianes”, concluyó.

Fuente: MDZ